Pan rústico

By Carmen

pan rústico

Después de un par de entradas (que podéis leer aquí y aquí)  con los consejos básicos e imprescindibles para empezar a amasar hoy vamos a inaugurar oficialmente las recetas de pan, todas ellas ricas y muy fáciles de hacer en casa.

El objetivo es divertirse con la experiencia y, sobre todo, disfrutar de un pan de los “de toda la vida”, como los que hacían nuestras madres o nuestras abuelas.  No hay que agobiarse al principio, puede que las primeras veces no obtengamos un pan como habíamos imaginado, pero es cuestión de práctica y un poco de paciencia para llegar a dominar el terreno y hacer pan casero como todo un profesional 🙂

Hoy os traigo un pan rústico que viene como anillo al dedo para principiantes. Está elaborado con los ingredientes básicos del pan y una técnica de amasado sin apenas dificultad, en realidad aquí no trataremos métodos complicados porque con el sistema tradicional se obtienen panes riquísimos. Si comenzáis con esta receta de pan habréis dado un buen paso y seguro que repetís receta!

¿Qué decir de éste pan?, pues que es un pan compacto y firme, como los panes de pueblo tradicionales, pero sin llegar a ser demasiado pesado; tiene una miga consistente, por lo que es ideal para tomarlo en tostadas, con un buen aceite de oliva virgen extra, o para acompañar un buen guiso.  A mí personalmente me encanta este pan, es muy sabroso y bien cortado en rodajas nos sirve para acompañar una buena mesa tanto en verano como en invierno.

INGREDIENTES PAN RÚSTICO. Cantidad para obtener un pan de, aproximadamente, 930 gramos:

  • 550 gramos de harina de fuerza
  • 100 gramos de harina integral, la que más nos guste, o una mezcla de ellas (trigo, cebada, centeno, espelta,…)
  • 1 cucharadita de sal
  • 7 gramos, o un sobrecito,  de levadura liofilizada (seca)
  • 350 ml de agua, aproximadamente,  ligeramente templada

pan rústico

PREPARACIÓN:

1.- Comenzamos poniendo en un bol las dos harinas junto a la sal y mezclamos con la manos. Añadimos la levadura y volvemos a mezclar para que se integren bien los ingredientes.

2.- Añadimos el agua, 3/4 partes del total, y con una sola mano primero, empezamos a mezclar bien. Vamos controlando el agua, por si necesitamos añadir más. Al principio la masa estará muy, muy pegajosa, esto es normal, cuando hayan transcurrido unos minutos todos los ingredientes empezarán a unificarse y obtendremos una textura muy manejable, que se despegará de los bordes del recipiente.

3.- Llegado a este punto ponemos un poco de harina sobre la superficie de trabajo y volcamos la masa encima. Ahora con las dos manos amasamos durante unos 15 minutos. Formamos una bola con la masa y la dejamos reposar tapada durante una hora o hasta que doble su volumen.

4.- Pasado este tiempo tomaremos la masa de nuevo y la volveremos a amasar, haciendo una bola de nuevo para que el pan adopte una forma redonda. Le haremos unos cortes, de la forma que más nos guste, y a reposar de nuevo, otros 60 minutos.

5.- Cocemos en un horno a 180° unos 35 minutos aproximadamente

6.- Llevamos a una zona sin corrientes de aire para que se enfrie completamente antes de consumirlo. Está delicioso.

¡Que aproveche!

Que tengáis un dulce día!!   🙂 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *