Bocaditos de nata

By Carmen

bocaditos-de-nata

Esta semana estoy de celebraciones, de cumpleaños y santo para ser más exactos.  No se me ocurrió otra cosa, un 13 de julio, que venir a este mundo y a las 5 de la tarde nada menos!. Quiso además mi madre que me llamara Carmen, que se celebra el 16, así que tres días de diferencia y, así pasen muchos años, con la misma ilusión de siempre 🙂

Este año tengo la suerte de que tengo conmigo a unos sobrinos que viven a muchos kilómetros de aquí, por lo que la alegría es mayor. Hoy tocaba comida familiar y era el momento idóneo para dejarse caer con unos dulces que, además de no necesitar apenas preparación, son estupendos para el verano porque se conservan fresquitos en la nevera, y están mucho mejor al día siguiente de su preparación. Lo que os traigo son unos ricos bocaditos de nata.

Los bocaditos de nata se pueden congelar, si es que hacemos muchos, incluso estando rellenos, aunque lo ideal es congelar solo el pastelillo de pasta choux y cuando los necesitemos sólo descongelar unos minutos, rellenar como más nos gusten y disfrutar de un bocado delicioso.

Una recomendación antes de pasar a la receta: el verano es canalla para alimentos como la nata. Si en la zona donde vivimos el calor es intenso, como me sucede a mí,  lo mejor es ayudarse de estabilizadores para nata, como os hablé aquí, además de mantener extremadamente fríos todos los utensilios, incluso introduciéndolos en el congelador un rato antes de emplearlos.  Luego hay que ser rápidos a la hora de manejar y rellenar los pastelillos.

Nada más rellenarlos los podemos meter en el congelador unos minutos para que recuperen consistencia y después dejarlos en la nevera hasta el momento de tomarlos. Y ahora sí pasamos ya a la receta, no tengáis miedo a prepararlos porque son muy sencillitos!  ;).

INGREDIENTES BOCADITOS RELLENOS DE NATA, cantidades para obtener entre 25 y 28 pastelillos:

  • 250 ml de leche
  • 50 gramos de azúcar blanquilla
  • 75 gramos de mantequilla
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • una pizca de sal
  • 125 gramos de harina de trigo floja
  • 4 huevos medianos (tamaño M)
  • Azúcar glas, para adornar

» Relleno:

  •  500 ml de nata para montar (35% M.G.)
  • 125 gramos de azúcar glas

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180° y preparamos una bandeja de hornear con papel sulfurizado

1.- En un cazo ponemos la leche con el azúcar, la sal, el extracto de vainilla y la mantequilla y lo llevamos al fuego. Cuando empiece a hervir agregamos toda la harina de golpe y comenzamos a remover bien. La mezcla se volverá muy sólida y llegará un momento en que se nos desprenda de los bordes, formando una bola. En ese momento retiramos el cazo del fuego.

2.- Hay que dejar que la masa se entibie un poco. Para acelerar el proceso yo suelo sacarla del cazo y la cambio a un bol y así quito el calor residual del recipiente.

3.- Ahora hay que ir incorporando los huevos, uno a uno, y removiendo bien para que se incorporen bien a la mezcla.

IMPORTANTE: sólo cuando hayamos integrado bien el huevo a la mezcla podremos añadir el siguiente, así hasta acabar con todos los huevos.

4.- Metemos la mezcla en una manga pastelera con boquilla lisa y ancha. Hacemos bolitas dejando cierta separación entre ellas porque en el horno crecen.

5.- Cocemos de 20 a 25 minutos, nos deben subir y quedar algo dorados por encima.

6.- Dejamos que se enfríen bien antes de rellenar. Montamos la nata y rellenamos los bocaditos. En el momento de servir los adornamos con un poco de azúcar glas por encima.

A disfrutar!

Por hoy os dejo, que tengáis un dulce día!!!!!   🙂  🙂  🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *